Inicio Cargas Cargas CC programables de 300 y 1000 W

Cargas CC programables de 300 y 1000 W

3898
0

Los modelos de la serie SFL son cargas CC programables de 300 y 1000 W con múltiples modos operativos que ofrecen rapidez de respuesta y arranque lineal desde 0 V.

TDK-Lambda anuncia la serie SFL de cargas CC electrónicas programables, compuesta por modelos con niveles de potencia de 300 y 1000 W y una ratio máxima de 120 o 500 V.

Las unidades SFL incorporan un control de feedback de corriente de alta velocidad que elimina el exceso de corriente de carga y la oscilación para generar una forma de onda de carga estable y predecible durante el encendido o una operación dinámica.

Cada producto es capaz de rendir en siete modos de carga diferentes y cuatro modos operativos. Esta flexibilidad permite al usuario realizar hasta diecisiete tipos de pruebas de carga en fuentes de alimentación DC, celdas de combustible, baterías y otros componentes a la hora de caracterizar su rendimiento.

Además, estas cargas CC se pueden programar para múltiples tipos de carga, incluyendo corriente constante, resistencia constante, potencia constante, control externo, cortocircuito y tensión constante con un límite de corriente.

Los modos operativos son: normal, carga pulsada (tiempo dinámico y frecuencia), generación de forma de onda compleja y «barrido – sweep» para poder testar y determinar las características de corriente de tensión, la sobrecarga y el límite de potencia del producto. La serie SFL también se distingue por una operación de baja tensión, sin demora de encendido y operación desde 0 V.

También están disponibles las conexiones de carga frontal y trasera y se pueden adquirir los accesorios para montaje en rack de 19″.

La serie SFL, que cuenta con dos años de garantía, es compatible con las normas IEC/EN 61010-1 de seguridad y EN61326-1: 2013 (Clase A) para EMC. Estas cargas poseen los marcados CE y UKCA.

Cargas CC programables de 300 y 1000 W

Otras características en la serie SFL

Para empezar, los tiempos de subida y caída de corriente de carga (slew rate) se pueden controlar a un máximo de 30 A/µs y la memoria interna puede almacenar y “recordar” ocho parámetros de carga diferente. La señal de salida de disparo aislada se usa para la captura de la forma de onda de carga pulsada en un osciloscopio de almacenamiento o la sincronización de equipos de pruebas.

Mientras, es posible conectar en paralelo hasta diez unidades en una configuración maestro-esclavo para responder a los requisitos de carga de mayor potencia usando un cable Ethernet RJ45 de unidad a unidad. También se pueden conectar múltiples cargas SFL para separar aquellos dispositivos que utilizan un cable para el control de carga sincronizado y la operación dinámica.

Los métodos de control estándares abarcan un display de panel frontal LCD a color de 89 mm, una interfaz EXT analógica remota y una interfaz USB (2.0) digital remota. Asimismo, se encuentra disponible una interfaz IEEE (488.1) de panel trasero opcional (con una interfaz DIDO para una interconexión PLC) y una interfaz de medida de ruido y rizado de salida que permite efectuar las mediciones sin necesidad de un osciloscopio.

Su entrada de 85 a 264 Vac respalda su uso global. Las cargas integran funciones de protección y señales indicadores, incluyendo protección ante sobrecarga, límite de potencia, sobrecalentamiento, sobretensión y conexión inversa.

Con un rango de temperatura operativa de 0 a +40 °C, los modelos de 300 W miden 215 x 420 x 128,6 mm (3U) y pesan 6,5 kg, en tanto que las cargas de 1000 W tienen unas dimensiones de 430 x 450 x 128,6 (3U) y un peso de 13 kg. Todas las variantes se pueden transportar usando el asa lateral.

¿Interesado en conocer otras características o sus precios?, pues tenéis más información en sus distribuidores DISTRON, FACTRON, Kolbi Electrónica o MECTER, o en este enlace del fabricante.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.