Inicio Adler Instrumentos Los tres mayores peligros para la seguridad en las instalaciones

Los tres mayores peligros para la seguridad en las instalaciones

5553
0

Los niveles de seguridad durante la puesta en marcha y la instalación de paneles solares se han visto aumentados sustancialmente gracias a la primera pinza amperimétrica 393 FC de verdadero valor eficaz CAT III 1500 V.

Fluke Corporation, un fabricante tecnológico global en la fabricación de instrumentos compactos y profesionales de prueba y medida, así como de software, y representada de ADLER Instrumentos, define los tres mayores peligros eléctricos que se deben evitar en la instalación y el mantenimiento de instalaciones solares fotovoltaicas para preservar la seguridad de los técnicos. La energía renovable es uno de los mercados de crecimiento más rápido en el mundo. Se prevé que el mercado de la energía solar en España, que suministró 11,8 GW en 2020, alcance los 31 GW a finales de 2030.

Esta expansión tan rápida está acelerando la búsqueda de formas de reducir los riesgos que conllevan la puesta en marcha y la instalación de sistemas fotovoltaicos. La demanda resultante de dispositivos portátiles de alta exactitud, capaces de tomar medidas seguras y fiables en estas aplicaciones, ahora queda cubierta tras la presentación de la primera pinza amperimétrica de verdadero valor eficaz CAT III 1500 V: la pinza amperimétrica 393 FC.

En las aplicaciones fotovoltaicas, la corriente es muy elevada y no se ve limitada por la electrónica, de ahí que sea vital escoger los equipos de comprobación correctos de la instalación solar, para que los trabajadores, y el propio sistema fotovoltaico, estén protegidos frente a una serie de peligros eléctricos potenciales.

Electrocución

La pinza 393 FC ayuda a ofrecer protección frente a los tres mayores peligros eléctricos: la descarga o electrocución procedente de conductores con tensión, así como los arcos y destellos eléctricos que provocan incendios y generan explosiones.

Los tres mayores peligros para la seguridad en las instalaciones

Las medidas de control y las prácticas recomendadas que pueden atenuar estos riesgos son diferentes cuando se trabaja con sistemas fotovoltaicos, que al trabajar con una fuente de energía de cualquier otro tipo. Por eso es importante que los multímetros, los cables de prueba y los fusibles sean de la categoría apropiada para la aplicación en la que se aplican.

La descarga o la electrocución procedentes de conductores con tensión puede tener lugar cuando la corriente atraviesa accidentalmente un cuerpo humano, con resultados letales a partir de tan solo 50 miliamperios (mA) sobre el corazón. Las descargas eléctricas suelen ser provocadas por el aislamiento incorrecto del cableado, el aislamiento deteriorado de las tapas de seguridad o una conexión a tierra inadecuada. Los puntos donde es más probable que ocurran estas situaciones son un sistema fotovoltaico son la caja combinadora, el conductor de la conexión a tierra del equipo, la fuente fotovoltaica y los conductores del circuito de salida.

Arcos eléctricos

Los arcos eléctricos que desencadenan incendios son descargas de electricidad de alta potencia entre dos o más conductores; la descarga genera un calor que puede deteriorar o incluso quemar el aislamiento del cableado. Los sistemas fotovoltaicos son especialmente vulnerables a los arcos eléctricos provocados por la ruptura de la continuidad del conductor o por una corriente imprevista entre dos conductores, a menudo debido a un fallo de la conexión a tierra.

El arco eléctrico es un fenómeno propio de grandes instalaciones fotovoltaicas con niveles de tensión media y alta. Los arcos eléctricos se han convertido en un problema de CC desde la creación de sistemas de energía solar a gran escala, de ahí que el análisis del riesgo por el peligro de los arcos eléctricos ahora se deba llevar a cabo en sistemas CC por encima de 120 V.

Esta cuestión se presenta sobre todo en la comprobación de cajas combinadoras con tensión, cuando se utilizan circuitos de suministro fotovoltaico en paralelo para incrementar la corriente o al comprobar equipos de conmutación y transformadores de media y alta tensión. Se produce un arco eléctrico cuando existe un nivel significativo de energía disponible en conductores CC y CA. El destello emite gases calientes y energía radiante del orden de +19500° C (o cuatro veces la temperatura de la superficie del sol).

El mayor riesgo se concentra en los inversores residenciales con una tensión de entrada de hasta 500 V y en grandes inversores de hasta 1500 V. Es primordial emplear un instrumento con la categoría de medida adecuada o CAT, así como con el nivel de tensión de la aplicación. De este modo, el instrumento podrá asumir los niveles de tensión media y los picos y transitorios de alta tensión que pueden generar descargas o arcos eléctricos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.